...el otro pie

sábado, 15 de enero de 2011

*




- ¿Donde están mis enanas?-

dice
mientras se levanta
de dormir
la siesta

la casa
es enorme
y
sorda

y sus amantes
- todas distintas -
ya se convirtieron
en cisnes
ciegos


Silencio

llegan las enanas
y la sumergen
en el aljibe
lleno
de te - y canela -

le duele
el camison
pero sonrie
porque sus enanas
siempre fueron muy sensibles
al dolor

mientras dormia
la siesta
pidio
un deseo

se cumplio
entre las masitas
y el espanto

Silencio

el camison
conserva la sonrisa
porque
las malditas enanas
siempre fueron muy sensibles
a tu muerte



*