sábado, 17 de marzo de 2018

mi pata de palo
amenaza con dejarme
yo no la quiero
nunca la quise
fuimos apenas compañeras
y ahora - cuando ya empezaba a soportarla -
ella misma dice
que no me necesita



me paso las tardes
tejiendo hilos invisibles
pensando
cómo van a ser mis pasos ahora



y por la noche
ardo junto a los libros
que hablan la misma lengua



no hay más versos
para aprender



soy flexible, me digo
pero soy mi pata de palo
esta raiz de pirata
que no puede arrodillarse
y se arrastra con firmeza
haciendo espamento de su presencia



cada noche
ardo como un leño viejo
con el paso de las estaciones.









** **