Not the greatest feeling ever

viernes, 29 de enero de 2016


*








las puertas
dicen muy poco

son animales prehistòricos
aguardando
su extinsiòn

es muy posible que antes
se extingan los seres humanos
quienes no logran decodificar el genoma tire y empuje

no hay sorpresas
solo puertas

aunque ya deberian saber ante quien abrirse
y con quien conservar su silencio
como un muro

y encontrar las benditas llaves
antes de que el humano las pierda

el hombre llega
y azota su cabeza contra el marco
la puerta gime
pero no sangra
porque sabe muy bien
de su condición de puerta

el hombre, en cambio,
sangra

por momentos confunde la salida.
























**