hilo de pescador

miércoles, 25 de noviembre de 2015

*

vos 

que no me mirás
pero me ves
y me llamas 
loca
culturosa


vos 
me llamas porque te morís de tristeza
creés que me monto en un personaje
y que no se de lo que te hablo


vos
que me llamás
 

no sabés ni pronunciar mi nombre
 

y creés que podés nombrarme
para decirme que me cortaron con la misma tijera
con la que a vos te sacaron las tripas

y a tus hijos
y a tu tierra


crees que me visto de loca
y no sabés
lo dulce que me sale la mermelada de higo
la ternura con la que me despierto a la mañana

o cuanto quiero a mis amigos

yo nací con varios talentos
y otros los aprendí


no necesito el vestido
porque la luz me viene de adentro

y si pudieras escucharme el corazón
la música te dolería en las manos
de tanto tejer muñecas
con hilo de pescador


no tengo nada
nada
nada
todo lo que llevo
donde voy
lo invento


lo aprendí en alguna otra vida
cuando tejía con los dedos
y también te desconocía


a vos que eras
/sos/
la espuma frágil que se deprende del río
cuando deja de ser orilla 


y en su desahucio anhela ser

todas las babas del diablo.









*

*!

sábado, 7 de noviembre de 2015









vas a amar a la piedra
vas a abrazarla
a ponerle un nombre
a bañarla
a besarla
imaginando que te devuelve con sus labios
de piedra
promesas
de besos

pero está bien
porque vos vas a amarla
y la promesa
lo es todo

vas a encadenarte a la piedra
sacarte las uñas, abrazándola
partirte la cintura
quebrarte los dedos del pie
tantas veces como sea necesario
para que la piedra
comience a andar

aunque nunca comience
y nunca lo haga

vas a llorar de amor
a su lado
sintiendo culpa de tu carne
por no ser de arena
o de dulcisimo magma
por no conocer los siglos

sintiendo ternura de la erosión

y vas a pasar noches en la intemperie
soles enteros
y sus palabras de piedra
van a ser las que querias escuchar

y sus abrazos
y sus dolores

pero la piedra
no va a verte nunca
sangrando
quebrada
llorando
rodeandola

ni lo va a sentir
ni te va a escuchar
ni va a poder abrirte su corazón
para resignar su naturaleza
de piedra.

















*