La Hija de la Princesa

sábado, 30 de mayo de 2009







Me cansé de enrollarte el tabaco,
de los besos de puño.
De ser tu fellatio de bolsillo,
la que te regalaba las razones
para seguir cogiéndote a Blancanieves.
Que aunque no sepa chuparla
y sólo hable de los hijos que van a tener,
es una buena muñeca
y un excelente fondo de pantalla.

Me cansé de tu calma
y de mi histeria.

Te regalo los halagos que te hice
porque despues de todo,
es verdad que nunca supe mentir.

No te inquietes, no es tu culpa.

Mientras estés en coma
prometo no visitarte
ni mandarte mensajes de horror.





[de las chicas de carne y hueso
siempre preferiste las de hueso]















Té y Aceite de Cárcamo

jueves, 21 de mayo de 2009







Que divertidas eran esas épocas en las que de mañana jugábamos a tomar el te con mentiras!

Traíamos mujeres y vestidos de novia,

Almendras, miel y zapatos de madera.



Nos saludábamos con los labios pintados de menta y jengibre.

Y bebíamos de a sorbitos,

Bebíamos aceite de cárcamo y lino.


Yo siempre era un hombre alto,

Y mi hermana hacía ojos de liebre.

Y cantábamos!

cantábamos con las manos llenas de azúcar,

y las mujeres nos aplaudían sentadas entre las flores,

Qué recuerdos esos!

Puras mentiras, historias de amor, almendras




Después vinieron los caminos y las promesas de amor.

Y el amor.

Y la verdad invadió la niebla y los huesos.